Los cristales son el ADN de la tierra y por años han sido valorados por su belleza y el deslumbrante brillo que los caracteriza. Sin embargo, al igual que las personas, cada uno es único y especial para quien lo porta, debido a las propiedades energéticas y curativas que brindan. No es gratuito que cada vez que los vemos, sintamos que estamos frente a pequeños tesoros que nos seducen con su misticismo, pero a la vez mejoran nuestra energía. Enriquecer nace con esa misma intención de llevar luz a cada SER para elevar su corazón y hacerlo brillar. Más que una tienda, es un proyecto que el único objetivo que tiene es transmitir amor y bienestar; porque cuando te sanas a ti mismo, también ayudas a sanar al mundo.

Aquí comienza nuestro viaje y esperamos que pronto seas parte.