Meditar con un cristal es una de las formas más efectivas de sintonizar con su energía, para ello es fundamental que te desconectes de todo y te regales un espacio donde no permitas que nada ni nadie te interrumpa. Busca una postura cómoda y donde la espalda se mantenga erguida.

Si tu accesorio es una mala o tiene cuentas, sujétalo con tus manos evitando que el dedo índice las toque y posterior a ello repite mentalmente o en voz alta el mantra con el que viene tu producto. Si no tienes la etiqueta, no te preocupes, acá puedes encontrar algunas sugerencias para diferentes propósitos

Si tu accesorio es más grande o simplemente no tiene cuentas para mantrar así, no te preocupes, simplemente ponlo en frente tuyo. Cierra los ojos por unos minutos para encontrar la paz en tu respiración y con cada exhalación suelta el estrés, tensión o cualquier pensamiento incómodo que estés sintiendo. Cuando te sientas listo, abre los ojos y enfócalos suavemente en tu producto, trata de no pensar en nada y que tu atención solo sea él. Luego tómalo con ambas manos, cierra los ojos y empieza a mantrar.

En ambos escenarios es importante que repitas mínimo 108 veces/cuentas el mantra, y luego puedes parar o continuar haciéndolo todas las veces que quieras. Este ejercicio no solo calmará tu mente, sino que cargará con la energía de tus palabras a tu accesorio y te ayudará psicológicamente bajo lo que se conoce como programación neurolingüística.

Si tienes dudas o necesitas ayuda, haz click en el boton de Whatsapp, asi tendremos el gusto de ayudarte